Saltar al contenido

Las adivinanzas de frutas forman parte de las opciones favoritas para iniciar a los niños en este mundo porque son bastante fáciles de resolver.

Además, las adivinanzas de alimentos les permiten sentir que tienen el control porque es algo que conocen y que consumen a menudo, por lo que se encontrarán cómodos con su uso y se interesarán en pensar mucho para definir de qué se trata.

adivinansas alimentos

Adivinanzas de frutas

¿Habías pensado alguna vez en el potencial que tienen las adivinanzas para niños de primaria? La verdad es que es muy alto y en casos como las adivinanzas de comida las oportunidades son aún mayores.

¡Ten cuidado, algunas respuestas se repiten! ¿Diferentes adivinanzas para un mismo fruto? ¡Así es, nada es lo que parece!

Blanca por dentro, verde por fuera. Si quieres que te lo diga, espera.

Mi mundo verde y mi interior rojo es. Figuras negras habitan mi ser. Soy dulce y refrescante como la miel, ¿quién soy?

Una señorita engominada, de sombrero verde y con blusa colorada.

Somos verdes y amarillas, también somos coloradas, es famosa nuestra tarda y también puedes comernos sin ser cocinadas.

Somos redonditas, dulces como la miel. Nos pisan y nos vuelven a pisar para luego beber.

Tengo duro el corazón, pulpa blanca y líquido en mi interior.

Amarillo por fuera, amarillo por dentro y con un corazón dentro.

Agrio es su sabor, bastante dura su piel y si lo quieres tomar, tendrás que estrujarlo bien.

Es redonda y su color es naranja a mogollón. Tu te la puedes comer o en un zumo beber.

Oro parece, plata no es, el que no lo adivine bien tonto es.

A veces blanquitas, a veces negritas y siempre bolitas.

Dice que un marciano soy; pues de color verde mi cuerpo es, más si pruebas de mi, grandes beneficios puedo yo por tu salud hacer.

Tiene ojos aunque no ve, tiene barba y no es hombre, tiene agua que no bebe y su nombre a un monstruo esconde.

La A, anda, la B, besa y la C, reza, ¿qué fruta es esa?

¿Cuál es la fruta que explota?

Ni espero que lo sepas, ni espero que lo aciertes pero con un poco de suerte espero que lo aciertes.

Es un fruto colorado, aunque no es el más carnoso. Su piel es morada y brillante y su sabor delicioso.

Tiene ojos y no ve, posee corona y no es rey. Tiene escamas sin ser pez, ¿qué rara cosa ha de ser?

Dulce, dulce soy. Aunque pequeñita y colorada estoy, muchos buscan mi sabor en particular para decorar comidas en fiestas de gran galardón. ¿Quién soy?

Del país valenciano, de color anaranjado siempre se debe comer cuando se ha pelado.

Figura redonda, cuerpo colorado, tripas de hueso y zancos de palo.

Adivinanzas de alimentos

No solo adivinansas de frutas son fáciles y beneficiosas para los niños, también adivinanzas de alimentos como verduras, hortalizas o especias y comida en general, ¿jugamos en la cocina?

No toma té, ni toma café, y está colorado. Dime, ¿quién es?

Te lo digo y te lo repito, y te lo debo avisar, que por más que te lo diga no lo vas a adivinar.

Vive bajo tierra, muere en la sartén, sus diez camisas llorando se ven.

Agua pasa por mi casa, cate por mi corazón. el que no adivinara, será un burro cabezón.

Flaca y larga, lleva gorro verde y camisa naranja.

Tengo hojitas blancas, gruesa cabellera y conmigo llora toda cocinera.

Verde, verde es su vestido. Tiene barba y grandes dientes. Él no come pero es comido.

Ave y no vuelva, llama y es curva. Quien no adivine esta no adivina ninguna.

En medio de un campo blanco hay una flor amarilla, que se la puede comer el mismo rey de Castilla

Tengo ojos y no veo, me crié bajo la tierra y me puedes comer asada, frita o como tú quieras.

Tengo cabeza redonda, sin nariz, ojos ni frente, y mi cuerpo se compone tan solo de bancos dientes.

Blanca como la nueve, dulce como la miel, la pones en la leche y te sabrá muy bien.

Si quieres saborearme me tendrás que desnudar, meterme en un calabozo y no dejar de chupar.

Choco con tranvía, late mi corazón y quien no lo adivine es un gran tontorrón.

En verdes ramas nací, en molino me estrujaron, en un pozo me metí y del pozo me sacaron a la cocina a freír.

Soy blanco, soy tinto, de color todo lo pinto, estoy en la buena mesa y me subo a la cabeza.

¿Qué se corta sin tijeras y aunque a veces sube y sube nunca usa escalera?

Dentro de una vaina voy y ni espada ni sable soy.

Blanca fue mi niñez, morada mi mocedad, negra y prieta mi vejez, adivina que será.

¿Qué alimento ese será que suelen llevar en un cesto y dicen que está más fresco cuando más caliente está?

En el agua se hace y en ella se deshace

Blanca soy, y como dice mi vecina, útil en la cocina siempre soy.

Zorra le dicen , ya ves, aunque siempre del revés, se lo come el japonés y plato muy rico es. ¿Qué es?

No soy ave pero de mis huevos se hacen palomitas para los niños buenos.

Lentes chiquitas, jóvenes o viejas; si quieres nos tomas y si no nos dejas.

Soy un viejo arrugadito que si me echan al agua me pongo gordito.

Hilitos como cabellos, finitos y rojos son, se echan en la paella y le da un muy buen color.

Negra por dentro, negra por fuera, es mi corazón negra madera.

Es delgada y muy picante, ¡aciértalo cuando antes!

Soy un hongo con sombrero, sin falda ni camiseta. Puedo contener veneno y no soy sota sino…

Junto a la jara y el tomillo en el monte me arrodillo.

Negra y minúscula bola que en la boca te atormenta aunque muerdas una sola.

Col es parte de mi nombre, mi apellido es floral más si lo quieres saber a la huerta tendrás que marchar.

Pi, pi, cantan los pájaros, miento y digo la verdad. Por muy listo que seas, creo que no acertarás.

Soy una loca amarra que solo sirve para la ensalada.

Una señora muy enseñóreada con el sombrero verde y la falda morada.

Sin mi no tendrías pan, ni pasteles, ni empanada. Nazco verde y estoy dorada por los días de San Juan.

Fui a la plaza y las compré bellas, llegué a mi casa y lloré con ellas.

¿Por qué se utilizan adivinanzas de frutas para niños?

La razón principal se orienta a darles opciones accesibles a ellos, que puedan dominar y que se les haga fácil de determinar la solución. 

De esta manera, las adivinanzas para niños no representan una tarea compleja y que genera angustia, sino que se convierten en algo divertido.

Lo ideal es empezar con adivinanzas cortas que definan muy bien las características de las frutas, incluso apoyándose en dibujos de frutas para ayudarles de ser necesario.

Las adivinansas también ayudarán a que empiecen a manejar con facilidad otros conceptos como los colores, las texturas y las formas.

Si no se te ocurre una buena forma de implementar esto, aprovecha trozos de cartulina para crear tarjetas, colocando una adivinanza de frutas en cada una, desde las adivinanzas fáciles a las más difíciles, con el tiempo irán desarrollando su lógica.

Entonces, usarás estas adivinanzas graciosas cortas para niños en cada ronda, aplicando una por vez a cada participante y resultando como ganador aquél que mayor cantidad de aciertos tenga.

Las tarjetas también las podrías complementar con dibujos de alimentos animados para llamar aún más la atención y, de ser el caso, utilizar algunas otras adivinanzas infantiles y hasta crear categorías ¡Será una pasada!
No te olvides que si los niños están ya más grandes y saben leer, debes utilizar adivinanzas con solución para ayudarles durante el juego.

adivinanzas para niños
Adivinanzas y acertijos de frutas