Saltar al contenido

Cuento de Pinocho

El cuento de Pinocho o Las Aventuras de Pinocho, es uno de los libros y cuentos infantiles más famosos del mundo, escrito por el autor italiano Carlo Collodi, una historia con una gran lección para los niños que se publicó en 1881.

Con el transcurso de los años hay diferentes versiones de esta famosa fábula o historieta, incluso películas de Disney y dibujos animados. La versión reescrita del libro por Adivinanzas10.com en 2023 es el cuento original para niños completo, pero corto y resumido. Genial para leer a la hora de dormir o usar en la escuela gracias a sus fantásticas imágenes e ilustraciones.

Puedes leer el resumen de este cuento corto clásico escrito en nuestra web, o descargar la versión para imprimir en pdf de la historia de Pinocho y Gepeto.

Otros cuentos, historias y categorías infantiles que pueden interesarte:

pinocho cuento corto

Las aventuras de Pinocho

Érase una vez un anciano carpintero que vivía solo y cuyo nombre era Geppetto, un buen día comenzó a tallar un muñeco que pudiera hacerle compañía y dejar atrás la soledad.

«Qué maravilloso muñeco han tallado mis manos, lo llamaré Pinocho»- Decía el viejo carpintero mientras contemplaba su hermosa obra.

En el fondo, Gepetto deseaba enormemente que ese pequeño muñeco cobrara vida y fuera como los demás niños. Lo deseó tanto, que una noche acudió un hada a su ventana, y le dijo:

«Gepetto, dime cuál es tu deseo más grande y yo lo cumpliré»

«¿Realmente harías algo así por mí?»- Contestó el viejo carpintero.

«Así es querido carpintero, tu corazón es noble y merecedor de ello»

miscuentos

La hermosa hada cogió su varita y con un tintineo Pinocho cobró vida.

Pinocho desconcertado despertó y lo primero que hizo fue lanzarse a los brazos de su padre Gepetto, al comienzo el viejo carpintero era incapaz de darse cuenta de lo que estaba ocurriendo, hasta que alcanzó a ver el rostro de su querido muñeco.

«¡Hijo mío!»- Exclamó Gepetto

cuentos infantiles pinocho

A la mañana siguiente, la casa era pura alegría y felicidad y como todo buen padre, Geppetto preparó a su pequeño Pinocho para llevarlo al colegio, pero necesitaba dinero para ello, así que vendió su abrigo para comprarle las cosas necesarias.

En su primer día de escuela, un pequeño grillo se unió al niño de madera, durante el camino, el insecto le daba consejos y guiaba. Al llegar al colegio, el muñeco se sintió profundamente aburrido, así que abandonó el aula y fue a ver una función de muñecos.

Allí conoció al director del teatro, que quedó asombrado por el milagro y comenzó a adular al muñeco de madera, pues podría ganar mucho dinero si trabajara en su compañía de teatro con el resto de títeres y marionetas.

«¿Te gustaría venirte conmigo para actuar en mis funciones de teatro?»- Preguntó el director

«¡Sí! Así podré comprar a mi padre un nuevo abrigo»- Contestó Pinocho.

Y así fue, el pequeño muñeco actuó todo el día como un títere de la función. Al terminar, quería regresar a su hogar con su amado padre, pero el malvado director le impidió irse, además encerró a Pinocho en una caja.

El pequeño niño de madera, profundamente entristecido, comenzó a llorar sin cesar, por lo que el director decidió liberarlo y darles unas monedas por su trabajo.

Pinocho volvía feliz de camino a su hogar cuando se encontró con otros niños que querían aprovecharse de él, y le dijeron:

«Si pones bajo tierra estas monedas, al día siguiente, cuando vuelvas, encontrarás una planta repleta de monedas»

El inocente e incrédulo muñeco así hizo, a pesar de que el pequeño grillo trató de avisarle de la mentira. Cuando se alejó del lugar, los niños le robaron todas las monedas.

Una vez en casa, comenzó a buscar a su padre por todos los rincones, pero no estaba y comenzó a llorar pensando que se quedaría solo. En ese momento el hada mágica apareció y lo consoló explicándole que Geppetto había ido a buscarlo al mar, preocupado porque Pinocho tardaba mucho en volver a casa.

Al instante, Pinocho inició el camino en busca de su padre, pero, de nuevo, fue interrumpido por unos niños:

«¿A dónde vais?»- Preguntó el joven muñeco.

«Nos dirigimos al ‘País de los Dulces y los Juguetes’, si te unes a nosotros te divertirás mucho.»- Le propusieron los niños.

Tan pronto escucho esto, el grillo aconsejó al joven que no lo hiciera, pero Pinocho aseguró que solo sería un momento.

Y así emprendió Pinocho el camino junto a los otros niños, una vez llegaron, el muñeco quedó impactado de lo bonito que era aquel lugar. Comenzó a jugar y a divertirse tanto, que no se percató de que poco a poco se iba transformando en burro.

Sus orejas se habían alargado y su tez se oscureció, e incluso le salió un rabo peludo. Al ver todos esos cambios, comenzó a llorar desconsoladamente, por lo que el hada volvió a aparecer dispuesta a ayudarlo.

imagenes de pinocho

«Otra vez eres hermoso, Pinocho, pero deberás comenzar a portarte bien»

«Por supuesto, señora hada, así haré» – dijo el joven muñeco e instantáneamente le creció la nariz.

«Tampoco debes decir mentiras, querido Pinocho»

«Yo no he dicho ninguna mentira» – y nuevamente su nariz creció – «¡Y siempre me porto muy bien!»

Al concluir sus palabras, su nariz creció tanto, que apenas era capaz de mantener su cabeza. Pinocho prometió no mentir más y su nariz se volvió pequeña de nuevo.

Pinocho retomó la búsqueda de su padre, así que se dirigió a la playa, allí se percató de que una enorme ballena lo había engullido, pues lo escuchaba gritar desde dentro de su estómago.

Al darse cuenta, se tiró al mar y nadó hasta donde se encontraba la ballena, a la cual pidió:

«Te lo ruego, devuelve a mi amado padre o me quedaré solo»

pinocho cuento original

La enorme ballena, lejos de responderle, abrió su boca y también se tragó al pequeño muñeco. Pinocho deslizó por las tripas del animal hasta llegar al estómago, allí se encontró con su padre y se fundieron en un gran abrazo.

«Debemos salir, hijo mío» – exclamó Gepetto

«Tengo una gran idea papa, si conseguimos prender un fuego, hará que esta enorme ballena estornude y nos eche fuera»- Contestó el muñeco.

La gran idea de Pinocho salió tal cual planeaban y una vez fuera nadaron hasta la orilla del mar. Desde ese día Pinocho no volvió a desobedecer jamás a Gepetto y fue a la escuela cada día, que era su obligación como niño.

El hada, feliz con la actitud de Pinocho y su valentía por salvar a su padre, decidió convertir a Pinocho en un niño de carne y hueso. Y así vivieron felices por el resto de sus vidas, nunca más volvieron a sentirse solos.

Enseñanza, aprendizaje o moraleja de Pinocho es: el cuento de Pinocho nos enseña a ser responsables y obedecer con lo que nos ordenan los padres, cumplir con nuestras tareas y dar valor a la escuela, a no fiarse de los desconocidos, pero sobre todo, a no mentir, siempre debemos decir la verdad.

Cuentos infantiles cortos