Saltar al contenido

Cuento de ricitos de oro

El cuento Ricitos de oro y los tres osos es un cuento de hadas clásico, popular y tradicional extendido por todo el mundo considerado una historia folclórica de autor anónimo, probablemente escocesa. Adquirió fama en 1837 de mano del poeta Robert Southey, que se basó en la versión antigua.

Hay diferentes versiones de la famosa historieta ricitos de oro y los 3 osos, incluso películas, dibujos animados y libros para colorear, aunque se desconoce cuál es la versión del cuento original primigenia. La historia reescrita del libro por Adivinanzas10.com en 2023 es el cuento para niños completo, pero corto y resumido. Genial para leer a la hora de dormir o usar en la escuela infantil y de primaria, gracias a sus fantásticas imágenes e ilustraciones.

Puedes leer el resumen del cuento clásico escrito en nuestra web, o descargar la versión para imprimir en pdf del relato de risitos de oro.

Otros cuentos, historias y categorías infantiles que pueden interesarte:

el cuento de ricitos de oro

Ricitos de oro y los tres osos

Érase una vez, una pequeña niña muy bella, de cabello rizado y dorado como el oro, debido a eso comenzaron a apodarla como Ricitos de Oro.

Al igual que todos los días, la pequeña niña se despertó de madrugada para ir a recolectar flores en el bosque, ese mismo día la pequeña anduvo tanto que después de tantas horas, se cansó, pero no solo eso, también se había perdido entre la multitud de árboles.

miscuentos

Ricitos de Oro continuó andando en búsqueda de una solución y se topó con una casa al borde del río, cuya puerta estaba abierta, así que procedió a entrar.

Una vez dentro, una gran mesa había en el medio del salón, y sobre ella, tres cuencos de sopa. Uno era enorme, otro de tamaño normal y por último, el más pequeño de todos. Tentada por su deliciosa pinta, la pequeña niña comenzó a deleitarse de aquel caldo, comenzado por el cuenco más grande de todos.

Cuando sus labios tocaron el caldo, Ricitos de Oro se sobresaltó:

«¡Como quema esta sopa!»- Exclamó la pequeña, así que cambió de cuenco.

«Otro que también quema»- Así que nuevamente cambió de cuenco.

«¡Ummm! Éste es perfecto y delicioso».

risitos de oro

La pequeña risitos de oro se sació por completo, pero seguía verdaderamente cansada, así que decidió echarse una pequeña siesta. Vio tres sillones, que al igual que los cuencos, cada una tenía diferente tamaño, comenzando por la más grande y terminando con el más pequeño de todos.

Primero probó el sillón más grande de todos, pero apenas llegaba para subirse en él, así que decidió que era mejor probar el sillón mediano, aunque le pareció demasiado ancho. Como última opción solo quedaba el sillón más pequeñito, que, sin embargo, se rompió al sentarse bruscamente en él, dejando caer todo su peso sobre él.

Por tanto, la pequeña muchachita comenzó a explorar la casita en busca de otra alternativa, así fue como halló una habitación compuesta por un total de tres camas, al igual que los cuencos y los sillones, cada uno tenía un tamaño diferente.

Y nuevamente, Ricitos de Oro comenzó por la cama más grande de todas, que resultó demasiado rígida para ella, al igual que la cama mediana, levemente más blandita, pero demasiado rígida para Ricitos.

Con cautela fue a la tercera cama, la más pequeñita de la habitación, entonces se tumbó con cuidado de no romperla y descubrió que era la más cómoda de todas, y en cuestión de segundos quedó profundamente dormida.

Pasado un rato, quizás horas, una familia de osos pardos llegó a la casa, ¡era su hogar!

La familia osezno estaba compuesta por el papá oso, que era enrome y vigoroso, la mamá osa, indescriptiblemente bella y por último, el pequeño de la familia, un bebe oso. Al entrar a su casita, quedaron sorprendidos por aquello que había ante sus ojos.

«¿Quién ha tomado caldo de mi cuenco?»- Preguntó el papá oso enfadado.

«Mamá, yo ya no tengo sopita, alguien se la ha tomado»- Balbuceó entre lágrimas el pequeño de la casa.

cuento de ricitos de oro resumido

Desconcertados, decidieron sentarse a pensar qué podía haber sucedido en su hogar, quién se había atrevido a entrar y degustar sus cuencos la sopa.

«¡Que está sucediendo! ¡Alguien ha tenido la valentía de sentarse en mi sillón!»- Exclamó aún más enfadado que antes el papá oso.

«¡Alguien lo ha hecho también en la mía!» – Protestó mamá osa.

«¡Nooo! ¡Mamá, papá! Alguien ha roto mi pequeño sofá».- Gritó bebé oso mientras al llevarse la desagradable sorpresa.

La familia de osos pardos quedó desconsolada sin saber qué hacer al respecto. Sin ninguna opción en mente, decidieron despejarse descansado un tiempo en sus camas.

Una vez entraron en sus habitaciones, cada uno de ellos se dirigió a su cama para tumbarse, pero al instante, se percataron de que alguien había estado en su cama.

«Esto es increíble, una vez más, ha habido alguien que se ha recostado en mi cama»- Pronunció enfurecido papá oso.

Pero esto no fue todo, ya que, a mamá osa le sucedió lo mismo que a papá oso:

«¡No me lo creo! En mi cama también se han recostado».

imagenes de ricitos de oro

 Y por último, bebé oso se dirigió a su camita donde deseaba descansar tras un largo día.

«¡Hay alguien durmiendo en mi camita!»- Grito a todo pulmón el bebé oso.

La pequeña Ricitos de Oro se despertó con los gritos de la habitación. Al abrir los ojitos se dio cuenta de que tres osos la contemplaban enfadados. Sin pensarlo dos veces, salió saltando por la ventana de aquella habitación con dirección al bosque.

Corrió a toda velocidad, miró atrás y se dio cuenta de que nadie la seguía. Finalmente, pudo encontrar el camino de regreso a su hogar.

Aprendizaje, lección o moraleja de ricitos de oro: esta fábula o cuento nos muestra la importancia de ser prudentes y cautelosos con aquello que no conocemos, a no entrar en lugares desconocidos, ni usar cosas ajenas como si fueran propias, podríamos encontrarnos con problemas.

Cuentos infantiles cortos