Saltar al contenido

Cuento El Mago de Oz

El cuento El Mago de Oz, en inglés «The Wonderful Wizard of Oz» es un libro de literatura infantil escrito por Lyman Fran Baum publicado en 1900. Se trata ya de una fábula infantil, popular y tradicional que se ha transmitido de generación en generación por todo el mundo.

Hay diferentes versiones de la historia del Maravilloso Mago de Oz, incluso películas, dibujos animados, teatros y musicales. La versión reescrita del libro por Adivinanzas10.com en 2022 es el cuento para niños completo, pero corto y resumido, genial para leer a la hora de dormir o usar en la escuela gracias a sus fantásticas imágenes e ilustraciones.

Puedes leer el resumen del cuento clásico original de Dorothy (Dorita o Dorotea) escrito en nuestra web, o descargar la versión para imprimir en pdf de la historieta.

el mago de oz resumen

El mago de Oz

Érase una vez una pequeña granja en Kansas en la que vivía una hermosa niña de 10 años llamada Dorothy junto a sus animales y sus tíos.

Un día, Dorothy, jugaba con su compañero de aventuras Totó, su fiel perro, como de costumbre hacía.

Entre tanta diversión y alegría, Totó y Dorothy no se dieron cuenta de que un enorme tornado se acercaba a gran velocidad hacia ellos, era tal la fuerza del viento, que el tornado los absorbió junto a su casa. Pasaron días y días volando sobre las nubes.

Cuando volvieron a estar en tierra firme, aparecieron en un lugar desconocido, unas tierras muy lejanas de su pequeña granja con prados de brillante y verde hierba.

Dorothy, no podía creer lo que había sucedido, y menos aún el lugar en el que se encontraba, por un momento pensó que estaba soñando, ya que lo que estaba ante sus ojos era completamente inimaginable. Estaba en un mundo habitado por criaturas que nunca había visto ni conocido.

En ese momento, pensó que debía volver a su hogar como fuera, así que, comenzó a preguntar a las criaturas que encontraba en el bosque como podía hacer para volver a su hogar. Tristemente, parecía que nadie conocía la respuesta que estos dos pequeños aventureros buscaban.

Afortunadamente, se cruzó con un hada que supo cómo ayudarla:

«Tienes que hablar con el Mago de Oz» – dijo el hada.

«¿Cómo puedo encontrarlo?»- Pregunto Dorothy insistentemente.

«Lo único que debes hacer para hallarlo es seguir el trayecto de baldosas amarillas» – Le respondió el hada.

Dorothy y Totó, sin dudarlo, comenzaron a caminar, saltar, bailar y cantar por el camino de baldosas amarillas, feliz porque encontraría como volver a su hogar, aunque el perro mantenía una actitud más prudente que la niña.

imagenes del mago de oz cuento

Pasaron unas horas sin ver a nadie hasta que se cruzaron con un curioso espantapájaros al borde del camino. El espantapájaros se quitó el sombrero y dijo:

«¡Buenas tardes!»

Dorothy se asustó, y el perro comenzó a ladrar a ese extraño espantapájaros que hablaba.

«¿Tú también vas a buscar al Mago de Oz?» – preguntó el espantapájaros de trapo.

«Sí, ¿pero quién es ese famoso mago?»

«Es el hombre más sabio y poderoso, todo lo que desees, él puede cumplirlo. Yo le voy a pedir un cerebro, estoy cansado de tener la cabeza llena de paja».

Dorothy corroboró lo que le había dicho el hada, el Mago de Oz podría ayudarle a volver a casa. Así que decidió unirse al espantapájaros junto a su perro Totó y seguir aquel camino de pequeñas y grandes baldosas amarillas dirección al castillo del mago.

Siguieron avanzando por esos fascinantes paisajes de flores y plantas gigantes, hasta que se encontraron con otro fascinante ser, un hombre de hojalata sentado en una piedra.

«¿Qué te sucede?» – preguntó Dorothy.

«Estoy triste, no tengo sentimientos. Necesito un corazón.» – dijo el hombre de hojalata.

El hombre de hojalata, deseaba arduamente tener un corazón que latiera en su pecho, pero tristemente no hallaba la forma de resolver su problema. Y de la misma forma que el espantapájaros, se unió justo a Dorothy y Totó.

cuento infantil ilustrado

Más tarde, apareció un león en el camino. Caminaba distraído, sin percatarse de que Dorothy y sus amigos venían por el camino, asustado por la presencia del león. Al verlos, el león también se asustó al ver sus caras de miedo.

«¡No nos comas leoncito! Y si nos quieres comer, que no sea a mí, solo soy de paja.» – dijo el espantapájaros demostrando su falta de cerebro e inteligencia.

«¿Comeros yo? Si pensaba que había una bestia detrás de mí». – dijo el asustado león.

Todos comenzaron a reír.

El león asustadizo, no pensó que él les daba miedo, sino que había algo más temible detrás de él.

«¡Me siento alegre, me siento feliz!» – exclamaba el hombre de hojalata para expresar los sentimientos que no tenía.

Este león carecía de valentía y era uno de los pocos de su especie que era temeroso y asustadizo, de nuevo Dorothy le invitó a que se uniera a su camino en búsqueda del Mago de Oz.

dorita y el mago de oz

Tras un largo tiempo de caminata, Dorothy, Totó y los demás compañeros que se unieron al viaje consiguieron dar con el castillo del buscado Mago de Oz, que aguardaba al final del camino de baldosas amarillas.

Se sacudieron el polvo, arreglaron sus ropas y peinaron antes de entrar, aunque primero tendrían que explicarles a los guardias custodiaban el lugar por qué querían ver al mago. Ellos accedieron y los dejaron entrar.

Al encontrarse con el Mago de Oz, un tierno anciano, éste les escucho uno a uno. Les ofreció su ayuda a cambio de una cosa, debían ayudarle a luchar contra la malvada bruja que aterraba a todo su reino.

Los cinco valientes salieron en marcha para realizar aquello que les había sido encomendado. En su recorrido, mientras cruzaban un campo de amapolas, fueron vistos por los monos de la bruja, que fueron corrieron a comunicar a su dueña aquello que habían visto y oído.

La malvada bruja, al enterarse, fue tras ellos. Dorothy no sabía qué hacer, y fruto del miedo no se le ocurrió otra cosa que lanzarle un cubo de agua. Afortunadamente, Dorothy dio con el punto débil de la bruja, al mojarse se convirtió en un charlo de agua y todos sus hechizos se anularon.

En el mismo momento en el que la bruja desapareció, tanto el espantapájaros, como el hombre hojalata y el león, vieron sus deseos cumplirse, habían sido dotados de aquello que tanto deseaban; un cerebro, corazón y la pócima de la valentía.

cuento del mago de oz

En cambio, Dorothy y Totó seguían en el país del Mago de Oz y no habían regresado a su hogar junto a sus tíos.

La curiosidad de Totó provocó que la pequeña viera que el Mago de Oz ya era un abuelito muy mayor, que únicamente buscaba descansar en un lugar tranquilo, así que Dorothy le siguió durante todo el camino, comenzando un viaje en globo.

Pero durante el camino, hubo problemas y Totó cayó accidentalmente del globo. La pequeña sin pensarlo dos veces saltó tras él.

Cuando volvió a abrir los ojos, se encontró en su granja de Kansas. Al instante escuchó la voz de sus tíos y supo que estaba en casa. Dorothy ya no sabía si todo había sido un sueño que jamás podría olvidar, o, sin embargo, si había ocurrido de verdad.

Se miró la suela de los zapatos y de color amarillo la vio, a la vez que unas briznas de paja caían de su pelo.

Cuentos infantiles cortos